Por Daniel Rodríguez

En la actualidad en cualquier país con poblaciones indígenas se presenta una situación en donde los gobiernos comprometen los recursos y el territorio de las poblaciones indígenas para pasarlos a formar parte de proyectos privatizados de explotación, extracción y estos proyectos por lo general son con financiamiento internacional pero aprobado por el estado, lo que termina en un desalojo y desplazamiento de los pueblos, por lo que se incurren en tantas violaciones a los derechos humanos, exclusión y discriminación de los pueblos indígenas.

Para los pueblos indígenas el territorio es un concepto integral que abarca desde el subsuelo, suelo, aguas y otros recursos naturales y de su relación intrínseca con las formas de vida de estos grupos sociales, además de su participación de las comunidades  al tomar decisiones sobre la implementación de proyectos de desarrollo, por lo que se debe dar entera potestad para poseer, controlar, administrar y desarrollar su territorio actual o ancestral, entonces por lo tanto debe de ser respetado por lo que no deben de existir interferencias en sus modelos propios de desarrollo, y al no constar de una entera autonomía las industrias que se encargan de extraer recursos naturales son vistas como una amenaza.

Y estos pueblos perciben a estas empresas como una amenaza tanto ambiental, social y cultural, y en casos muy particulares algunos pueblos ven este tipo de desarrollo como una opción de desarrollo pero terminan en corrupción de lo cual se aprovechan las empresas explotadoras, además de que los pueblos indígenas reaccionan ante la intrusión de estas compañías en sus territorios ya que lo hacen sin el consentimiento de los pueblos. Y estos al defender su autonomía es donde inicia el conflicto además de la poca participación estatal o si intervine es con grandes intereses económicos de por medio.

Y además los pocos territorios indígenas en la actualidad marchan hacia el progreso con los programas sociales y aunque el país no cuenta con una población numerosa, estos claman por derechos y legislaciones que se violan en la práctica y la territorialidad y la tenencia de la tierra constituyen la condición más fundamental de los pueblos indígenas para lograr su reproducción social y cultural, por cuanto el vínculo con la tierra y el medio ambiente representa para los indígenas un ligamen económico y cultural del modo de vida de las comunidades indígenas y como su  identidad cultural y al  estar ligadas al control efectivo de los territorios y sus recursos, poseen muchas manifestaciones originales y esenciales como tradiciones medicinales, elementos espirituales, bailes, artesanías y otros.

Principales problemas en los territorios indígenas

  • Derechos territoriales sin resolver.
  • Corrupción e influencias en la toma de decisiones.
  • Marginación y exclusión de los pueblos indígenas.
  • Incapacidad para manejar los métodos y técnicas de explotación de los recursos.
  • Falta de capacidad y financiamiento para monitorear los riegos ambientales de este tipo de explotaciones.
  • Los procesos carecen de trasparencia en sus auditorías e investigaciones sobre daño social-ambiental.


Anuncios